He sufrido un aborto

María Amengual acaba de perder el hijo que esperaba y ha decidido contar cómo lo ha vivido y una reflexión sobre el aborto, en un artículo que publica en el Diario de Mallorca.

En una revisión médica le dicen «se ha parado», ha parado de crecer esa cosita pequeña que veía en la ecografía y que latía con fuerza. Te intentan convencer que es frecuente perder un hijo antes del tercer mes de embarazo, mientras ella intenta «asumir que lleva a su hijo muerto en el interior de tu cuerpo».

María explica que nadie te prepara para esto, porque es un tabú hablar de aborto o suicidio. Temas que nos hacen mirar a la muerte de frente. Te preguntas mil veces «y si» hubiera hecho esto o aquello…

«Habrá oportunidades» le dicen para consolarla, como si un aborto fuera una ocasión perdida de tener hijos. Una visión tremendamente egoísta. A lo que algunos llaman conjunto de células sin más no es sino un ser único e irrepetible que venía a este mundo a vivir su vida y no a satisfacer la necesidad de alguien que quiere tener un hijo.

Concluye diciendo que un aborto no es un derecho, es una irresposablidad por no haber evitado esa concepción. Las feministas dicen que es su cuerpo y ellas deciden, pero no es un derecho decidir sobre la vida de otro.

Un aborto es un drama que precisa un duelo como el que María ha tenido que vivir.

Publicado en el Diario de Mallorca