Tras recibir el anuncio de los Ángeles, los pastores corrieron a Belén. Encontraron lo que todo hombre desea… y al mismo tiempo parece imposible. Esa es la Buena Nueva: Dios nos ha mostrado su rostro, y su Madre nos lo quiere mostrar

Artículo anteriorCreo firmemente que soy hija de Dios. Inés Rey
Artículo siguienteLas hermandades de Semana Santa pagarán IVA