Los jóvenes valoran más el matrimonio religioso

El Instituto Universitario de la Familia de la Universidad Pontificia Comillas ha podido constatar en una encuesta que muchas parejas retrasen el momento de la boda no es la comodidad, la falta de compromiso o el temor al fracaso, sino que es la economía y el empleo, según publica Religión Confidencial.

La encuesta también resalta que haber convivido antes no cambia la percepción sobre los factores que consolidan el matrimonio. Así mismo ha dado como resultado que la convivencia previa se considera una parte del noviazgo para conocerse mejor. La realidad es que, los matrimonios que han cohabitado durante el noviazgo, deberían ser más duraderos y esto no ocurre.

El profesor Fenando Vidal ha destacado la necesidad de acompañar a las parejas que ya convivan y quieran consolidar su relación, porque la mera convivencia no implica unos compromisos que son necesarios para el matrimonio.

Otra de las conclusiones de este estudio: Los casados católicos o cristianos son los que más seguros están de su matrimonio y quienes conviven previamente a casarse, tienen menor seguridad que su matrimonio será para siempre. 

«Sin duda, el dato más sorprendente de esta encuesta es el repunte en la valoración juvenil del matrimonio religioso. A nuestro juicio, el factor que más influye es la menor presencia en nuestra sociedad de personas que se casaban por lo religioso sin convicción espiritual, sino por motivos más sociales. Al reducirse la boda religiosa por motivos superficiales,hay la impresión de que quien se casa hoy en día en la Iglesia, lo hace por motivos más genuinos, ha explicado Vidal.

Puedes leer más datos sobre este interesante estudio en Religión Confidencial