la Navidad es la loca locura de amor de Dios

Esther Navarro es una malagueña Misionera de la Esperanza y que lleva 20 años en Paraguay. Diócesis de Málaga la ha entrevistado y ha explicado cómo se vive allí el Aviento y la Navidad.

En Adviento se vive una cosa muy bonita: las familias se reúnen cada semana en casa  de una diferente, para rezar ante el pesebre. Es como una novena. En Navidad tienen costumbres distintas que le ayudan a centrarse en lo fundamental: «la loca locura de amor de Dios haciéndose hombre como nosotros, la ternura sin limites de Dios encarnándose».

Paraguay es un país muy mariano. Esther, en este tiempo, ha aprendido a abandonarse en María que es la que saca la misión adelante.

De los paraguayos ha aprendido la solidaridad, generosidad, la alegría del encuentro con el otro o a disfrutar de los detalles. Y ¿Qué esperanzas brotan de la misión en Paraguay? «Para mí la esperanza es confiar en Dios con certeza de fe, saber por la fe que a pesar de que las cosas vayan en contra, de que todo se hunda, la felicidad está en Dios y Él nos lo dará todo. Sí, esa fe sencilla y confiada, esperanzada, la he visto en mucha gente, sobre todo en la gente más humilde.

Puedes leer este testimonio completo en Diócesis de Málaga