La única felicidad es saber que soy hija de Dios. Carlota Pascual

    Hola soy Carlota Pascual, tengo 20 años y estudio en la Universidad Francisco de Vitoria. Me preguntaron si quería escribir un testimonio personal para Jóvenes Católicos de cómo vivo la Fe, encantada les dije que por supuesto lo haría.

    Pues la vivo con mucha paz y felicidad. Es lo primero que pienso cuando me preguntan cómo vivo mi Fe.

    Es un don de Dios que hay que pedirlo, pero también hay que quererlo y agradecerlo.

    Bajo mi experiencia la Fe no siempre es constante, sino que tiene sus momentos de bajones.

    La Fe es un regalo de Dios, que me llena y le da sentido a mi vida.

    Pero con el paso del tiempo me he dado cuenta de que la única felicidad, es saber que soy hija Dios, con esto he comprobado que la confianza tiene que estar plenamente en Dios. Comprendiendo que todo lo que me pasa sirve para santificarme más en las pequeñas cosas de cada día. Tu felicidad en la tierra se identifica con tu fidelidad a la fe, a la pureza y al camino que el Señor te ha marcado. Surco 84, San Josemaría Escrivá.

    Created with RNI Films app. Preset ‘None’

    Durante la adolescencia te planteas sobre las cosas, una de mis preguntas fue, ¿era verdad lo que en casa y el colegio me enseñaban sobre Dios? Poco a poco me fui dando cuenta que tener y estar cerca de Dios es lo mejor que me podría llevar de mis padres y de mis profesoras, pero esto no era tarea fácil.

    A raíz de lo que me habían enseñado también me pregunté, ¿qué tenía que hacer para estar cerca de Dios? Fue entonces cuando me di cuenta de que la mejor manera de vivir la Fe era sustituir “el tengo que” por “querer hacer las cosas con libertad y por amor”.

    Agradezco al Opus Dei toda la formación que me ha dado en el colegio y actualmente me la da semanalmente a través de los círculos y de la dirección espiritual. En la confesión y en la charla, es donde más tienes que confiar para que te conozcan de verdad, para que te ayuden en lo que más necesitas, pero para ello tienes que ser sincero en todo momento.

    Soy supernumeraria del Opus Dei, y todos los días le doy gracias a Dios por tener esta vocación que es un encuentro con Cristo en el estudio, en la vida familiar y en el resto de las actividades ordinarias.

    La Fe se construye poco a poco, cuando empiezas a entender el sentido de la Santa Misa y del poder de la oración, te vas enamorando más de Dios cada día y te lleva a tener un encuentro más personal con Él. Tener muy presente a la Virgen como ejemplo de entrega, fuerza, generosidad, confianza, y acudir a Ella como Madre.

    Para terminar, en los planes con mis amigos, en las fiestas, en los viajes, en el estudio… es donde encuentro a Dios y donde Él me encuentra.

    Carlota Pascual Pozueco