La Navidad de los verdaderos desfavorecidos: los que están solos

Estas fechas tan familiares son especialmente duras para las personas mayores que viven solas.

El diario ABC nos algunos testimonios como el de Margarita que, con 90 años, vive sola: «Paso la Navidad sola en casa. Eso sí, pongo el Belén que me regaló mi marido y enciendo una vela porque soy católica. Son fechas muy complicadas porque te asaltan a la memoria muchos recuerdos de épocas pasadas y de personas que ya no están. Todas mis amigas han fallecido».

«Estar sola al final de la vida es muy triste, pero como no me queda otra intento llevarlo lo mejor que puedo y no me quiero quejar porque en la vida hay muchas calamidades. Mi fe en Dios me ayuda mucho», confiesa.

Igual que Margarita hay muchas personas porque se tienen menos hijos y hay muchos divorcios  lo que hace que haya mucha gente sola en la etapa final de su vida. Hay organizaciones en algunos lugares, como la asociación Adopta un abuelo o la asociación Amigos de los Mayores, que hacen una gran labor para paliar esta situaciones, con acompañamiento para que, no sólo en estas fechas, sino todo el año.

Puedes leer el artículo completo en ABC