El Arzobispo de Oviedo, Mons. Jesús Sanz, nos felicita la Navidad partiendo de un recuerdo de cuando estuvo en África nos hace caer en la cuenta de que Dios tiene toda piel, viene a abrazarnos y no hay circunstancia que le resulte a Él ajena, ni lágrima que no pueda Él enjugar…

Vamos a celebrar una Navidad dando también gracias a Dios que viene a nuestro encuentro para llenar de luz nuestras oscuridades y sentido a nuestros desconciertos. ¡Feliz Navidad!

 

 

Artículo anterior«Dios desea visitarnos en nuestras heridas, miedos o soledades». Jacques Philippe
Artículo siguiente«Para mí es como mi Padre, Jesús». Juan de Masterchef Junior