«Dios desea visitarnos en nuestras heridas, miedos o soledades». Jacques Philippe

Ante la inminencia del nacimiento de Jesús, Jacques Philippe, el conocido sacerdote francés autor de numerosos libros de espiritualidad, nos habla de la Navidad en una entrevista que que le ha hecho Alfa y Omega.

Ante la perdida del sentido de la Navidad que impera en el ambiente, el sacerdote nos hace un llamamiento: «tenemos que simplificar las cosas, y sobre todo centrarnos en lo esencial: Dios viene a morar en medio de nosotros, la presencia de Jesús Niño. Ahí hay un misterio muy bello y muy profundo».

Para centrarnos y que se opere en nosotros un cambio interior, «si lo que verdaderamente esperamos es a Dios, si deseamos su presencia y queremos abrirnos a Él, puede haber buenísimas sorpresas y regalos para toda la vida. No siempre viviremos cosas espectaculares, pero es a eso a lo que debemos prepararnos; por ejemplo, rezando delante del belén y viviendo la Misa del Gallo como un encuentro con el Señor«.

En el tiempo de Adviento «tenemos que preparar nuestro corazón. Tampoco hace falta complicar las cosas. Si hacemos cada día un rato de oración, Dios ve nuestro deseo y nuestra espera y viene. No siempre como lo imaginamos, a veces será de forma muy discreta, muy sencilla. Pero Su deseo es visitarnos precisamente ahí donde estoy herido, donde estoy solo, donde tengo miedos, pobrezas, tibiezas, sufrimientos. Esos lugares son los que hay que preparar, sencillamente tomando conciencia de qué hay en nuestro corazón y ofreciéndoselo a Dios. Si lo deseamos de verdad y tenemos confianza, algo sucederá.

Te recomiendo que leas completo el artículo de Alfa y Omega