En la cárcel también es Navidad

Estos días en los que todos estamos preparando el nacimiento de Jesús en nuestros hogares, en los centros penitenciarios también se vive la Navidad. Voluntarios y capellanes de la pastoral penitenciaria se esfuerzan por hacerles llegar la Navidad a los reclusos.

Alfa y Omega ha hablado con algunos de ellos. «Hemos tenido una celebración penitencial con ellos por el Adviento, y ha sido muy bonito comprobar que, hayan hecho lo que hayan hecho, Jesús quiere acercarse a ellos para perdonar sus pecados y que le puedan recibir en la Eucaristía. No son peores que cualquiera de nosotros», afirma Emilio, seminarista de Guadalajara. «No podemos juzgar a la gente. Si están aquí es porque han hecho algo, eso ya lo sabemos, pero ahora se trata de que aquí podamos tratarles como Jesús nos trata a cada uno de nosotros. Yo no soy el bueno y ellos los malos»

Por ejemplo, una iniciativa en beneficio de los internos es Minutos de esperanza, desarrollada por las diócesis de Aragón para comprar tarjetas telefónicas y que los 2.030 presos de la comunidad autónoma puedan desear feliz Navidad a sus seres queridos. «Queremos que en todas las casas se pueda decir: “Ha llamado papá –o ha llamado mamá–, es Navidad”».

Puedes leer este artículo completo en Alfa y Omega