Tamara Sánchez nació en el seno de una familia católica, pero en su adolescencia abrazó la fe protestante llegando a hacerse misionera evangélica.

Estudió en Oxford entre conocidos teólogos protestantes, pero la fe no bajaba de su cabeza al corazón. Un recuerdo de su infancia la llevó a acercarse a un convento de carmelitas. Allí se dio cuenta de que, en presencia de Jesús Eucaristía, experimentaba una paz que hacía tiempo no sentía.

A partir de esta experiencia se fue acercando a la fe católica. En el programa Cambio de Agujas de HM Televisión nos ofrece su testimonio

Artículo anteriorCallejeros de fe. Testimonio de Adriana Martínez
Artículo siguiente«Una estrella caída del cielo», villancico del colegio Aitana