A los amigos sí se les regala algo, se les regala lo mejor

Entramos ya a tratar el último capítulo de la exhortación Christus Vivit y el Papa nos invita a plantear el tema del discernimiento vocacional como una relación de amistad. Ahora que viene la Navidad, pensemos qué le podemos regalar a Jesús, qué le podría hacer más ilusión, más feliz, hacerLe disfrutar como un niño.

La vocación es la llamada del Amigo a ser todavía más amigos. Cuando el Señor te llama lo hace para quererte más, para conocerte más, para que tú también crezcas en amistad con Él. ¡Qué bueno es el Señor que quiere ser mi amigo! 

«A los amigos si se les regala algo, se les regala lo mejor» (CV, 287). La vocación es el llamado de un amigo. Entonces, ¿de qué tener miedo? El Señor sólo quiere regalarse, ¡darse hasta el extremo! ¡Déjale que Dios sea Dios! El Señor también quiere descansar en ti. Déjale y dile que sí. 

Los regalos de Dios son exigentes, son verdaderamente valiosos porque no llevan instrucciones de uso, no son generalizados, son exclusivos para ti, y necesitan que «juegues con ellos». Este regalo madurará con el tiempo. Cuando el Señor sueña una vida para ti, sueña lo mejor y todo lo que podrías llegar a ser con esa vida. Estas Navidades estate mucho tiempo en el Portal, mirándole, dejándote mirar, haciéndole reír, y crece en amistad con Él, conóceLe más, más y más. Cuanto más le conozcas, más sabrás lo que quiere de ti y más querrás dárselo todo. 

Finalmente, el Papa se despide con un deseo «Queridos jóvenes, seré feliz viéndolos correr más rápido que lentos y temerosos. Corran atraídos por ese Rostro tan amado, que adoramos en la Sagrada Eucaristía y reconocemos en la carne del hermano sufriente. El Espíritu Santo los empuje en esta carrera hacia adelante. La Iglesia necesita su entusiasmo, sus intuiciones, su fe. ¡Nos hacen falta! Y cuando lleguen donde nosotros todavía no hemos llegado, tengna paciencia para esperarnos» (CV, 299). ¡GRACIAS SANTO PADRE!

Encomendémosle especialmente hoy en la fecha de su cumpleaños y no olvidemos lo que ha querido decirnos: que Cristo VIVE, VIVE DE VERDAD! Ánimo!