Lo mismo que Jesús ha nacido según la carne en Belén de Judá, debe nacer // también espiritualmente en cada una de nuestras almas. Hay una Natividad continua de Jesús en nosotros que es todo el misterio de la vida espiritual (J. Daniélou)

Artículo anterior¿Por qué somos infieles?
Artículo siguienteEn la Inmaculada Concepción – [Meditaciones desde Vallecas]