Bendita caída. Testimonio de Miguel Ángel García

El testimonio de Miguel Ángel García es impresionante por todo lo que a vivido y su valentía para superarlo y contarlo.

Educado en la fe católica, a lo largo de su vida ha sufrido reveses y pérdidas de seres queridos, padres, hermano y sobrino, que lo fueron sumiendo en una profunda tristeza. Todo esto le llevó a refugiarse en el alcohol y la prostitución, pero le dejaba tan mal que luego confesaba.

Una noche, al salir de un prostíbulo, que iba tan mal que se cayó y no se podía levantar y ahí se dio cuenta de que Dios le estaba dando un último aviso. Él la llama «bendita caída» porque a partir e ahí comenzó su conversión.