En esta meditación conoceremos a una de las tres Personas más importantes del mundo y de la historia, y su vinculación a los inicios y desarrollo de la Iglesia, de la cual tenemos que estar muy orgullosos de pertenecer.

 

 

Artículo anteriorDía 6 de la novena de la Inmaculada: Tiempos de postureo
Artículo siguiente«Si tuviera mil vidas en todas sería Misionera Comboniana». Lucía Fonts