Señor, ¿qué tengo que hacer para que vengas? Eso preguntó el centurión, eso escuchaba san Francisco Javier en su corazón… y ¿cómo llevaré al Señor a los demás? Como Javier, como María.

Artículo anterior¿Qué sueña Dios para ti?
Artículo siguiente«Los hombres de verdad rezan el Rosario». Michael Miley, batería de grupo rock