¿Pescas?

Me llamo Laura y vivo en Londres desde hace 5 años. La gente me pregunta que porque vivo aquí con todo lo que llueve, el frío que hace y lo maravilloso que está siendo todo con el tema del Brexit. Yo siempre les miro, les sonrío y pienso para mis adentros que es un regalo en secreto que Dios concede a unos pocos privilegiados: ¡Bendita locura estar aquí!

Mi familia no me trasmitió la fe desde pequeña sino que a través de mi colegio en Madrid me encontré con un Jesús que es amor. Desde aquel momento, que recuerdo como si fuera ayer, alguien me pescó. Tiene mucha más gracia si os digo que mi apellido es Sardina y la mayoría de mis amigos me llaman así. Mis amigas y mis profesoras me ayudaron en mi adolescencia a encontrarme con un Jesús amigo. Puede que esta sea una de las razones por las que ahora me dedique a la educación.

A lo largo de estos años en Londres he intentado siempre pescar. Pescar, alimentar esos peces y volver a lanzarlos al mar. Es la vocación de todos, de ti y de mí. Llegar al cielo y que todos nuestros amigos estén allí preparados para esas copas eternas. ¿Te imaginas esa fiesta?

Uno de los proyectos que empezamos fueron unas adoraciones en el Norte de Londres donde la fe vivida con un grupo de amigos nos hacia más fuertes. Eramos apenas diez, un coro pequeño, un sacerdote y una hora de adoración al mes. Esa adoración creció hasta llegar a ser un grupo de ochenta jóvenes que se habían conocido unidos por el amor a Jesús. Después de esta adoración llegó Hakuna Londres. Vi la necesidad de echar una mano sacando adelante otro proyecto que Dios me dejaba en las manos. Así después de muchas semanas de preparación, en el sitio que nos dejaron que es la guardería de una iglesia en un sótano del centro de Londres, Hakuna ha resurgido con todo su poder con un grupo de voluntarios con los que jamás hubiera soñado estar. Una de las coordinadoras me ha enseñado que da igual el sitio y el lugar que si ponemos los medios y tenemos fe Dios hace lo demás: “Persevera y confía Sardi”.

El año pasado por estas fechas escuche por primera vez una iniciativa española llamada 10minutosconJesús, en la que una madre le propuso a un sacerdote que le mandara 10 minutos de oración en una grabación de voz para que su hijo rezara en verano. Ese proyecto creció y ayuda a rezar a tanta gente que me encantó. Me pareció una idea tan genial que contacté con un sacerdote de Londres para proponerle hacer lo mismo en inglés pero en mi primer intento no tuve mucho éxito. Rece mucho por ello, no entendí porque no lo veía igual de claro que yo pero sin dudar que los tiempos de Dios son diferentes. Sabía que a mi grupo de amigos ingleses les ayudaría mucho poder rezar en su camino el trabajo, a la universidad o paseando por Hyde Park. Al cabo de unos meses me dijo que si yo lo coordinaba podríamos empezar a sacarlo adelante con la ayuda del equipo de 10minutosconJesús en español. Puedo deciros que después de tres meses y la ayuda de muchos voluntarios laicos y sacerdotes 10minuteswithJesús se escucha en todo el mundo.

Jesús dice en el evangelio: «Venid en pos de mi y yo os haré pescadores de hombres» . Se valiente y pregúntate: ¿Quieres pescar con Él? Tu puedes ser la razón de que mucha gente lo descubra. Dile que SÍ cada día porque todos estamos llamados a ser santos no importa donde estemos o lo que hagamos, si lo haces por amor a El siempre se sirve de ello. Aunque muchas veces no veamos esos peces de forma inminente, persevera y sigue nadando contracorriente.

Laura Sardina