Nadie como María se ha dedicado tanto tiempo a contemplar a Jesús. Desde la Encarnación comenzó a imaginárselo, durante los nueve meses de espera, a pensar cómo iba a ser el rostro de ese Niño tan especial…

Artículo anteriorMaría Muñoz: «El sentido de la vida es saber compartir nuestro tiempo»
Artículo siguienteLa fundadora de Iesu Communio nos pregunta si podemos tocar a Dios