Día 2 Novena de la Inmaculada: Tiempos recios

La amistad con el hombre

Hemos oido en el Evangelio el mensaje para este tiempo, lo importante, el cogollo, es que estemos preparados. Porque de dos que estén estudiando uno será elegido y otro no. De dos que estén bailando una será elegida otra no.

Hoy celebramos el primer domingo de Adviento. Al comenzar la preparación para la Navidad, recordamos la primera venida del Señor. En este tiempo uno de los personajes destacados es Isaías. Dicen que las revelaciones suyas son tan claras que serían el quinto evangelio.

En la primera lectura el profeta Isaías nos dice que el Señor nos va a instruir en sus caminos y marcharemos por sus sendas. Esto es precisamente lo que Jesús vino a hacer: enseñarnos con su palabra, pero sobre todo con su vida.

Ayer veíamos que Dios pretende ser amigo nuestro y quiere que también nosotros hagamos lo mismo con los demás. Así es como nos pareceremos a Jesús, que se rodeó de amigos.

Porque“la amistad es uno de los sentimientos humanos más nobles y elevados” (Benedicto XVI, Alocución, 15-IX-2010. “Es un amor generoso –dice el Papa Francisco– que nos lleva a buscar el bien del amigo(Francisco, Ex. ap. Christus vivit, n. 152).

La amistad está estrechamente unida a la principal virtud. Y el premio que se nos da por vivir la caridad es la felicidad. Así se comprende que los egoístas son menos felices que los que buscan el bien de los demás.

Estad en vela

En el Evangelio hemos escuchado esas palabras de Jesús: estad en vela, porque no sabéis qué a vendrá vuestro Señor. (Mt 24, 37-44) Hoy comenzamos el tiempo de Adviento. En nuestra vida actual estamos como en una parada del autobús, esperando. Y es precisamente con la amistad con Dios y con los demás es como nos preparamos para este tiempo de espera que es nuestra vida en la tierra.

El Señor quiere decirnos hoy que estemos preparados para los acontecimientos que se avecinan. La iluminación de las calles, las tiendas con los regalos, las felicitaciones de Navidad todo nos va a recordar esa idea: Dios está cerca (cfr. Segunda Lectura de la Misa: Rm 13, 11-14).

Vamos alegres a la casa del Señor, hemos repetido en el Salmo (Responsorial de la Misa:121, 1-2. 4-5. 6-7) El sentimiento que sentían los israelitas cuando se acercaban a Jerusalén y sobre todo cuando llegaban al templo: vamos a la casa del Señor… ya estamos aquí, se puede comparar que experimentamos cuando viajamos a Roma.

Todavía recuerdo cuando una sobrina llamó a su madre por teléfono desde la plaza de San Pedro, llorando de alegría, porque le había dado un ataque de belleza como a Sthendall.

Por lo visto el síndrome de Stendhal eleva el ritmo cardíaco y produce temblor y palpitaciones cuando uno se ve expuesto a obras maestras de arte. También suele suceder ante escenarios históricos importantes.

Cuando hace unos días estuve en la Ciudad Eterna, me alojaba a menos de un minuto de la plaza Navona. Y nada más llegar lo que hice es dar un paseo por allí y pedirle a un japonés que nos hiciese una foto.

Entramos en la Iglesia donde están los restos de santa Inés. El nombre de esta santa significa corderito, está en diminutivo y verdaderamente la cabeza es pequeñísima. Cuenta los testigos de su martirio que, al ponerle los grilletes en las manos, las argollas se le caían. Pretendían llevarla esposada pero no lo conseguían porque sus muñecas eran tan pequeñas que se le caían. Es que era una preadolescente. Es cierto, pero tenía la fortaleza de un gladiador.

Aquellos eran tiempos duros. Como los que le toco vivir a santa Teresa, cuando nos dice que los de su época eran tiempos recios. Igual podíamos decir nosotros. Precisamente el Evangelio nos habla de los acontecimientos del final del mundo, que cogerá desprevenidos a los que no estén preparados. El Señor nos habla de tomarnos nuestra vida en estado de alerta. Esto es lo que han hecho los santo en cada momento. Porque de alguna forma todos los tiempos son difíciles.

Tiempos recios

La época de la historia que nos ha tocado vivir es difícil para los cristianos. Es difícil no dejarse arrastrar por la ola placentera que nos adormece, mientras que el Señor nos dice : que estemos despiertos.

Hace unos meses quise ir al pueblo donde vivía Federico, visitar su casa museo, pero estaba cerrada. Pregunté a un señor con rostro aceitunado y el pelo con greñas ensortijadas. Me extrañó que llevase una cadena de la que colgaba una flor de oro.

Y le pregunté qué planta era aquella que llevaba en el pecho. Y me dijo que era la maría. Que mucha gente vivía allí de cultivarla. Y al ver que era sacerdote, muy amablemente me presentó un precioso cogollo de marihuana para regalármelo.

Le dije que muchas gracias, pero que en realidad no era mucho de liar canutos. A lo que me respondió que no importaba, que seguro que en mi casa alguien tendría necesidad.

Ante mi negativa, me dijo que no me importase coger el cogollo que podría venderlo por treinta euros. Como le veía con muy buena voluntad quise hacerle una foto llevando el colgante y con el cogollo en la mano. Y así inmortalizar el momento.

Seguro que a vosotros os han sucedido cosas parecidas, porque si se vende marihuana es porque alguien la compra. Y el que dice yerba también puede hablar de otras cosas placenteras que nos atontan.

Por eso es más urgente que estemos a la altura: para vivir bien nuestro trabajo, el noviazgo, la vida matrimonial… Para que se note que somos cristianos en todo momento, también cuando nos divertimos.

Este es el verdadero cogollo de las fiestas que se aproximan y del que tenemos necesidad en cada casa: que Nuestro Señor está cerca y nos llama. Y el que siga a Jesús encontrará la felicidad en esta vida y en la otra.

Y el que no quiera seguirle que me pregunte dónde puede encontrar un sucedáneo de María.

Antonio Balsera

________________________

Primera Lectura

El Señor congregó a todas las naciones en la paz eterna del Reino de Dios

Is 2, 1-5

Salmo Responsorial

Vamos alegres a la casa del Señor.

121, 1-2. 4-5. 6-7. 8-9

Segunda Lectura

La salvación está más cerca de nosotros

Rm 13, 11-14

Evangelio

Estad en vela para estar preparados

Mt 24, 37-44