Queremos que Cristo reine. Queremos juventud para nuestra alma adulta: personas llenas de experiencia capaces de vivir -y formar- para un futuro mejor.

Artículo anteriorLa ganadora de Masterchef reza el Rosario
Artículo siguienteTestigos en la Esperenza. Narrar a Dios hoy en el sufrimiento