La ganadora de Masterchef reza el Rosario

Para los que hemos seguido el programa Masterchef, para bien o para mal hemos descubierto realmente a Tamara Falcó. Digo para mal, porque es posible que no haya gustado a todo el mundo.

Tamara, hija de Isbel Preisler y el marqués de Griñón ha demostrado su exquisita educación en todo momento, ha descubierto su pasión por la cocina, se ha formado como nadie, se ha entregado en cuerpo y alma y se ha convertido en la ganadora más querida de Masterchef.

Anoche fue la gran final y tuvieron que superar pruebas dificilísimas, tuvieron que hacer recetas muy complicadas de un altísimo nivel, con mucha elaboración, de cocineros con 4 estrellas Michelín. En todo momento,ante la dificultad, ella se mantuvo muy serena, trabajando, concentrada para sorpresa del jurado. En un momento dado, Samanta le pregunta que cuál es su técnica de relajación y ella, con la naturalidad que le caracteriza, dijo: «El Rosario». Esta es la respuesta de una valiente que da testimonio de su fe sin e más mínimo pudor.

Con semejantes herramientas sólo podía ganar ella programa. ¡¡Enhorabuena, Tamara!!