Mi hija no vio el tren y se la llevó por delante. Testimonio de Eva Martín

Eva es una madre de dos hijos que se educó en una familia católica, fue a un colegio católico, iba a Misa los domingos y se casó por la Iglesia, pero no había caldo nada en ella, de manera que se fue alejando. Bautizó a sus hijos, pero ésto lo veía como algo más social, como un mandato porque lo hacía todo el mundo.

Hasta que un día su mundo se vino abajo. «Ese día cuando llegué a casa nos fuimos a la piscina, yo fui en coche y mi hija con una prima fue en bici, cuando ya nos íbamos para casa, el camino que tenían que coger para ir en coche era bastante peligroso, todo el mundo lo que hacía era atravesarlo era cruzando las vías del tren, pasó el tren, mi hija no lo vió y se la llevó por delante».

Testimonio publicado por Mater Mundi