Nuestra Madre, María, estaba acostumbrada a escuchar los susurros de Dios, porque nuestro Señor habla bajito. Ella es la Mujer del silencio y de la escucha.

A ella le pedimos que nuestras quejas se conviertan en la oración confiada de un niño.

Artículo anteriorLa prisa: enemiga número 1
Artículo siguiente¡Cuidado! El orden de los factores altera el producto