El Diario Sur publica un artículo en el que se hace eco de los distintos proyectos que tiene la Pastoral Familiar de la Diócesis de Málaga. Todos ellos responden a la necesidad de apoyar y acompañar a la familia en sus distintas etapas y situaciones a las que tenga que hacer frente.

Entre estos proyectos está el el programa SEPAS, dirigido a la acogida y acompañamiento a personas que han vivido una ruptura de pareja y el proceso de nulidad matrimonial, entre otros.

¿Cómo ayudamos a las familias rotas de dentro y fuera de nuestra comunidad? ¿Cómo ayudamos a aliviar el dolor y el sufrimiento de personas que han sufrido una ruptura de pareja? Desde estos planteamientos buscan que no se sientan solas ante tanto dolor, que se sientan queridas y acogidas por la Iglesia, que no pierdan la fe. «Es un medio generador de vida, pero no es una terapia de grupo. El objetivo es crecer en la fe, aceptar e incorporar la situación y la dureza de vida que se nos presenta», explica una de las responsables.

Puedes leer este artículo completo en Diario Sur

 

Artículo anteriorTestimonio del rapero Grilex
Artículo siguienteTestimonio de una víctima del 11M para Jóvenes Católicos