El mes de los difuntos es un momento para acordarnos de aquellas personas que nos han precedido ya. En los cementerios ponemos flores y velas. En noviembre la Iglesia nos lo pone muy fácil en rezar por ellos.

Meditación de Lucas Buch

Artículo anterior¿Dónde está la libertad de expresión?
Artículo siguienteUna se siente pequeña ante Dios. Testimonio de los Votos Perpetuos de Thais