El mes de los difuntos es un momento para acordarnos de aquellas personas que nos han precedido ya. En los cementerios ponemos flores y velas. En noviembre la Iglesia nos lo pone muy fácil en rezar por ellos.

Meditación de Lucas Buch