¿Ser joven y vivir la fe? ¡Se puede! Testimonio de Carlos Madrid

    Mi identidad cristiana y mi camino de fe lo he vivido desde pequeño, cuando acompañaba a mi abuela a ir a la iglesia. Mi familia también es creyente; pero fue cuando me apunté al IEF (Itinerario de Educación de la Fe) cuando descubrí el verdadero significado de la fe y el cómo incluirla en mi vida diaria. 

    Desde muy joven participo de manera asidua un centro juvenil que sigue los pasos de San Juan Bosco para educar y evangelizar a los jóvenes, así que cuando me metí en el IEF no fue una gran novedad porque todo lo que hacíamos me sonaba ya de antes. Tuve la gran suerte de coincidir en mi grupo con las personas que más confianza tengo, empezando por el animador y acabando por mis compañeros; creas que no, eso de que todos nos conociéramos ya de antes nos ayudó y nos ayuda a estar unidos, a poder confiar unos de los otros… Pienso que sin el grupo que tenemos nada sería lo mismo.

    Todos hemos dado un cambio desde que estamos comprometidos en seguir formándonos y creciendo en la fe juntos, como una comunidad. Hemos aprendido a valorar más las cosas que tenemos, las cualidades de todos… El estilo de vida de Jesús nos cuestiona y en el grupo aprendemos a descubrir si nuestra forma de vivir nos acerca más o menos a lo que descubrimos en el Evangelio.

    Nos han ayudado a crecer como personas y a darnos cuenta de que no estamos solos y de que nos tenemos unos a otros, de que formamos una comunidad que se extiende por todo el mundo. La experiencia del Camino de Santiago nos ayudó a descubrir todo esto. Fue una experiencia profunda la que realizamos los días previos a nuestra Confirmación.

    Después de confirmarnos creíamos que había llegado el final de nuestro camino, pero no ha sido así. Hemos pasado al nivel de los jóvenes y adultos del IEF y nuestro grupo sigue reuniéndose. Parece que el mensaje que nos han intentado transmitir sobre la importancia de la comunidad y de seguir formándose, aprendiendo y creciendo juntos ha calado en nuestro grupo. Queremos seguir comprobando cómo se puede ser joven cristiano, vivir la fe en comunidad y no parecer un bicho raro. Nos encontramos a gusto entre nosotros y queremos ayudar a otros a vivir lo mismo, dando testimonio y tratando de contagiar a otros en momentos fuertes como lo fue el Camino de Santiago o como lo será en abril del 2020 que queremos viajar a Sevilla para celebrar la Pascua Joven junto a otros jóvenes del Movimiento Juvenil Salesiano.

    Carlos Madrid Balanza

    Cartagena (Murcia)