Un teólogo de los tiempos de Jesús le pregunta: «¿Quién es mi prójimo?» (Lc 10,29). Como diciendo: «¿Qué obligaciones tengo yo con los demás? ¿Con quiénes tengo yo obligación de portarme bien?».

Artículo anterior¿Has visto a un cura bailar?
Artículo siguienteRehacer la vida