«Con Jesucristo se puede superar toda barrera»

Nos recuerda Alfa y Omega que , en numerosas ocasiones el Papa Francisco nos ha hablado de la paz, de no recurrir a la violencia para resolver las diferencias. «Siempre nos amenaza la tentación de creer en el odio y la venganza como formas legítimas de brindar justicia de manera rápida y eficaz». Pero «el odio, la división y la venganza, lo único que logran es matar el alma de nuestros pueblos, envenenar la esperanza de nuestros hijos, destruir y llevarse consigo todo lo que amamos», dijo el Santo Padre en su viaje a Marruecos.

Lo que estos días está ocurriendo en Barcelona sólo está provocando dolor y división. El matrimonio formado por Jacob y Esperanza que, con sus 6 hijos viven en la ciudad condal, dan testimonio e intentan ayudar a otros a poner los acontecimientos bajo la luz de la fe. Explican que la sociedad está totalmente fracturada y dañado familias, amistades o relaciones de trabajo. «La verdad es que es una pena todo, no solo el hecho de que se produzcan altercados, sino lo que hay detrás: la división, la confrontación, este odio que se percibe en el ambiente»

«Siempre decimos que la fe nos hace ver que es necesario que aparezca el amor de Dios», explica Jacob, quien reconoce a su vez que «lo que no debe ser es que una ideología te separe del otro». «La fe es un consuelo porque nos hace ver, por un lado, que nuestra patria verdadera es el cielo, es decir, que aquí somos extranjeros, y por otro debe ayudar a que levantemos la mirada al cielo», dice a su vez Esperanza. En definitiva, «con Jesucristo se puede superar toda barrera».

Han enseñado sus hijos a amar al diferente. En casa «decimos que hay que rezar mucho por esta situación, por la gente que está sufriendo, porque existe mucho dolor y mucha rabia contenida que después se desata».

Son catequistas y dan un testimonio valiente de fe en medio de tanto dolor.

Puedes conocer mejor a este matrimonio leyendo el artículo de Alfa y Omega