Los superficiales

En aquel tiempo, Jesús dijo esta parábola a algunos que se confiaban en sí mismos por considerarse justos y despreciaban a los demás:

«Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior:

“¡Oh Dios!, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros; ni tampoco como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo”.

El publicano, en cambio, quedándose atrás, no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo:

“¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador”.

Os digo que este bajó a su casa justificado, y aquel no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido» ( Lc 18, 9-14).

 Dos hombres y un destino

Nos preguntamos por qué una persona se enaltece hasta llegar a despreciar a otros. Quizá sucede así por superficialidad. La frivolidad hace que pasemos por alto nuestras faltas, estemos ciegos para el mal que nosotros hacemos, y veamos con mucha nitidez los defectos ajenos. Pero esto no se ve a simple vista. Por eso nos interesa profundizar en lo que Jesús nos dice.

Él cuenta esa historia de dos personas que hacen oración. Uno, de la secta de los fariseos, que cumplía a rajatabla todos sus deberes; y el otro, un pecador mal visto, porque trabajaba de inspector de hacienda para el erario de Roma: era de aquellos que llamaban publicanos.

Los dos se acercan al templo a rezar. Ya se ve que no son malas personas. Ocurre que el fariseo puesto en pie mira a Dios de igual a igual, como si no le debiese nada. Refleja de esta manera la postura de su corazón: se considera santo.

Sin embargo el publicano se pone de rodillas y ni se atrevía a levantar los ojos al cielo. Sabe que es un pecador, y así se lo manifiesta a Dios. Y efectivamente las oraciones de este hombre le sirven para mejorar. Porque observa sus propias faltas y no las ajenas.

Mientras que el fariseo solo mira lo que él hace bien y desprecia a los demás. Y sucede que la oración no le sirve para mucho porque está viciada. Le ocurre como a algunos universitarios, que pasan por la universidad pero la universidad no pasa por ellos. En este caso la oración resbala por su alma sin llegar a cambiarle interiormente. La superficialidad hace que no profundice, que se quede en lo externo.

 Los fariseos eran capaces de colar un mosquito y tragarse un camello. No medían a los demás con el mismo rasero que a ellos. La mirada hacia los otros era inquisitiva: poseían unas lentes de aumento para observar los fallos ajenos. Y los pecados propios eran vistos muy pequeños. Así ocurre frecuentemente: cuando una persona es muy compresiva consigo misma, también es muy intransigente con los demás. Se da la famosa ley del embudo.

 La ley del embudo

La misma lente es cóncava por un lado y convexa por el otro: si miras por un lado ves en aumento y si lo haces por otro ves las cosas de forma diminuta. Igual ocurre con un embudo: por un lado es ancho y estrecho por el otro.

Así actúan los superficiales que no se dan cuenta de sus fallos porque no se examinan. Tienen alma de portera, siempre con la cabeza fuera para ver quién entra y quién sale. Una persona así habla mal de las personas que critican. Miente porque no le gusta que las demás mientan. De ella se puede decir: Consejos vendo y para mí no tengo.

Son capaces de hacer grandes sacrificios por vanidad. Por tener buena fama se aparenta lo que no se tiene. No importa ser hipócrita: lo importante es que nos consideren personas honradas. Con tal de quedar bien se hace o se paga lo que sea. Por eso se dice que la hipocresía es el tributo que el vicio paga a la virtud. Porque con tal de tener buena imagen se lleva doble vida. Lo importante es lo que aparezca en los medios de comunicación, no lo que uno sea.

Se piensa que todo el mundo tiene tratos sucios, lo que ocurre es que no han sido descubiertos. Los hipócritas creen que todos son de su condición: que, quien más quien menos y el que menos, lleva una doble vida, como yo la llevo. Pero ellos son mucho peores que yo, porque son ladrones, injustos, adúlteros. Que no me hagan hablar que podría decir muchas cosas de todo el mundo... Pero cuando hablo mal de una persona en realidad estoy hablando mal de mí.

Entre los cumplidores se encuentran, a veces, los peores cristianos. Porque al actuar de manera rutinaria se están firmando el acta de defunción de la vida interior (cfr. San Josemaría, Es Cristo que pasa, 174). La superficialidad no es cristiana, dice san Josemaría en un apartado de sus obra que se titula: La escuela de la oración (Ibídem). En nuestra vida hay que buscar la verdad y no la apariencia. Pues no somos nosotros el centro sino es Dios. Y, a veces, la verdad es humillante para nosotros.

Pero no hay que preocuparse porque como dice el Salmo (33,7: Responsorial de la Misa): el afligido invocó al Señor, y él lo escuchó. La oración de una persona humilde tiene mucho valor: sus gemidos atraviesan las nubes hasta alcanzar a Dios.

Los cristianos verdaderos, en ocasiones, no lo parecen. Porque los buenos no buscan aparentar sino ser. Y como todos estamos llenos de miseria, también los buenos están realmente llenos de fallos y pecados: no los disimulan porque son sinceros, sencillos, transparentes. Los hipócritas no es que no tengan pecados, es que no los descubren, porque son superficiales.

 La superficialidad no es cristiana

 Lo que pensamos y decimos a Dios puede ser surrealista si no se da un conocimiento de la realidad sobre nosotros mismos. Así de resulta la oración de una persona : Te doy gracias Dios mío porque no soy como la mayoría de los hombres, trabajo una barbaridad, rezo aunque me cuesta… No soy como otras personas… por ejemplo como la que se está durmiendo en esta meditación. Tampoco soy como esa persona que está ahí de rodillas.

El superficial se deja llevar por la mentalidad dominante: se mimétiza con el ambiente. Y no es porque quiera hacerlo así, es que no se da cuenta, que viste como los demás, que piensa como los demás, que habla como los demás. La imagen que más le caracteriza es la veleta, que gira y gira según el viento que le llega. No es que sea capacidad de adaptación, es simplemente atolondramiento.

Quizá la enfermedad típica de nuestro tiempo es el estrés: la tensión de la velocidad a la que se somete al organismo hace que salten las alarmas del cuerpo en forma de angustia, de opresión, de taquicardias… La persona estresada suele estar pensando en lo que va a hacer dentro de un rato, pero no disfruta del momento. La velocidad y el poco dormir hace que nos volvamos atolondrados, como pollos sin cabeza. De aquí para allá, funcionando nerviosamente sin ser conscientes de dónde vamos. Hablando sin parar, y sin pensar lo que decimos, hasta que ya lo hemos dicho: primero se dispara la frase y luego se apunta. Y quizá lo primero que nos sale por la boca no es algo pensado y reflexionado sino superficializado.

¿Cómo se resuelve esto? Con la verdadera oración. Rezando bien. La sociedad ha cambiado y ahora no se vive con tranquilidad con la que se vivía en la sociedad antigua, con la tranquilidad que vivía el fariseo, satisfecho de lo que hacía. Actualmente la superficialidad puede ir unida al estrés, y se fuerza la máquina porque se está seguro de que la dirección es la correcta, y se piensa que el problema es que falta tiempo, y no se le puede perder rezando: sabemos lo que queremos… No hay espacio para escuchar a Dios, solo para hablar nosotros.

Madre nuestra, líbranos de la superficialidad.

Antonio Balsera

 

 

———————————————————

30 Domingo T. O.  C

–Primera Lectura

La oración del humilde atraviesa las nubes

Eclo 35, 15b-17. 20-22a

–Salmo Responsorial

El afligido invocó al Señor, y él lo escuchó

33, 2-3. 17-18. 19 y 23 (: 7a)

 –Segunda Lectura

Me está reservada la corona de la justicia

Tm 4, 6-8.16-18

–Aleluya

Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo,

y ha puesto en nosotros el mensaje de la reconciliación

2 Cor 5, 19

–Evangelio

El publicano bajó a su casa justificado, y el fariseo no

Lc 18, 9-14