«Dichosos los que tienen hambre y sed de santidad porque ellos serán saciados» (cfr. Mt 5, 6). En nuestro caso se trata de ser personas con sensibilidad interior para ver las luces que Dios nos envía.

Artículo anteriorLa madre de Marta del Castillo se aferra a su fe
Artículo siguienteRocío Álvarez: «La familia es la aventura más grande y más bonita de la vida»