Una parroquia con éxito: Caná.

Hoy, Fernando Peinado, en El Pais Digital, escribe un artículo sobre Jesús Higueras y la Parroquia de Caná.

A D. Jesús tuve la suerte de conocerle años antes de ir a Pozuelo cuando fue párroco de Colmenarejo (Madrid). Desde el primer momento entendí que a D. Jesús no le iba a parar nadie en aquello que se propusiera.

De hecho, en ese pequeño pueblo de la Sierra de Madrid en la que en esos momentos empezaba a construirse la Universidad Carlos III, D. Jesús construyó una Ermita para la Virgen que a muchos les pareció una locura y a otros una bendición. Mis padres pronto se hicieron amigos de D. Jesús y nos convertimos en fervientes de su Misa de los domingos, aunque tuviéramos que coger el coche para poder ir a la Parroquia de Santiago Apóstol.

Años después, siendo ya sacerdote, he podido encontrarme con D. Jesús y ver cómo esos bancos que hoy se llenan en Santa María de Caná se llenaban antes en Colmenarejo.