¿Cómo vivo mi fe? Xiomara Vásquez

    Mi nombre es Xiomara Vásquez Martínez, tengo 23 años de edad, pertenezco a la Comunidad Católica Lazos de Amor Mariano, soy una misionera de esta comunidad hace 5 años en la cual día a día aprendo más sobre el amor verdadero que es Cristo. Soy una joven normal como todos los de mi edad, tengo sueños, metas y proyectos en mi vida. La vivencia de mi fe, como Católica, no me impide nada de esto, antes bien lo perfecciona todo.

    ¿Cómo vivo mi fe?

    Cada día mi vida tiene el propósito de agradar a Cristo. En mi trabajo trato siempre de hacer lo mejor que pueda, de vivir unida a Jesús y María, Ellos siempre están presentes. Todas las mañanas, en mi Oración le pido a Dios la Gracia de la Santidad, que los demás vean en mí el rostro de Cristo, que yo pueda evangelizar y dar a conocer el Amor de Dios.

    Todos los días voy a Eucaristía, rezo el Santo Rosario, leo libros de crecimiento espiritual, leo vida de santos y otras prácticas espirituales. Esto me ayuda a conocer más de Dios, porque, como dice San Agustín, “Nadie ama lo que no conoce”, para amar a Dios es necesario conocerlo.

    También la vida en comunidad, para mí, es de gran importancia para vivir mi fe, para que permanezca viva la llama del Amor de Dios, por tal motivo siempre participo en lo que más pueda en las actividades de la comunidad, como lo son Apostolados, grupos de oración, vigilias y formación.

    Para mí, tener a Dios en mi vida es tenerlo todo, vivo mi vida feliz porque tiene un sentido y es llegar al cielo. Con Dios cada paso que doy es seguro porque él está conmigo, porque a pesar de las dificultades siempre está ahí, Dios me ha dado todo, me ha premiado con mi familia y mis amigos, las amistades hacen parte de la vida por eso debemos elegir bien con quien estar, porque éstas influyen bastante en el proceso de conversión de las personas.

    Vivir la fe es dejar que Dios actué en nuestra vida, dejarlo ser el dueño de ella, ofrecerle cada día, cada cosa que hagamos, yo estoy segura que Dios ha salvado mi vida, Él dio un sentido a todo lo que hago, antes de tomar una decisión me detengo y me pregunto ¿Esto le agrada a Dios? ¿Esta es su voluntad? Y estas preguntas me ayudan avanzar en la fe y darle el lugar a Dios para que dirija mi vida.

    Por último, los invito a que se dejen llenar por el amor de Dios, a no tener miedo de un cambio, las personas siempre buscan cambios en su vida y quien mejor que Dios para cambiarla,  siempre estamos en busca de la felicidad pues en Dios la encontramos.

    “Que la alegría en el Señor continúe hasta que se extinga la alegría del mundo…
    Alégrense entonces en el Señor y no en el mundo.” San Felipe Neri