Francisco José Moncayo, colombiano. De familia católica, durante mucho tiempo él se reconocía a sí mismo como un católico «light». Durante la adolescencia se deja arrastrar por la efervescencia de sus sentimientos. Su inestabilidad sentimental es tal que llega a cambiar de novia cada dos meses. Hasta que una noche se encierra en su habitación y empieza a hablar como “consigo mismo» – realmente con quien habla es con Dios – y le pide dos cosas. Sorprendentemente, ¡la respuesta llega por correo! A partir de ese momento, el Señor le va guiando y le transforma en una maquina de reparación de todo el daño que había hecho antes.

El programa Cambio de Agujas de HMTelevisión nos ofrece su testimonio.

Artículo anteriorEl icono de Homs estará en la Feria de La Fe de Jaén
Artículo siguienteInició su lucha contra el aborto con sólo 12 años, la historia de una joven pro-vida