Ser apóstol es un compromiso. María Lorena López

    El Señor nos llama a vivir nuestra fe desde nuestra vida ordinaria, entonces, familia y trabajo como medios para vivir  la santificación a la que estamos llamados todos los creyentes. Dentro de esa llamada, la Santa Misa es el centro de la vida de todo cristiano, por eso la Misa diaria es parte esencial de mi vida de fe. Y es el mejor ejemplo que puedo dar a mi familia, poner a Dios en primer lugar.

    Con mi trabajo profesional – soy maestra- Dios me ha dado la gran oportunidad de poder acercarle muchas almas, pues todos los cristianos debemos ser apóstoles, lo cual además implica un enorme compromiso.  Así, con el buen ejemplo del trabajo bien hecho, con pequeños actos de piedad que vives a diario, sembramos en nuestras alumnas el amor a Dios y a María.  Ofrecemos juntas la jornada cada mañana, a las doce del día rezamos el Ángelus y visitamos a Jesús en el Sagrario que tenemos, por gracia de Dios, en el colegio donde trabajo.  

    “A Jesús por María”, y como hija de esta Madre Santísima, tenía que comprometerme a difundir su oración favorita, el Santo Rosario, por eso empecé en mi urbanización reuniones para que los vecinos se unan  en oración. Muchos conocen el Rosario pero no saben cómo hacerlo o simplemente están esperando esa invitación pues no se animan a rezarlo solos. Así, entre la meditación de cada misterio y cantos a la Virgen, nos unimos en oración y fomentamos el amor a nuestra Madre entre niños y adultos.

    Tengo la gracia de poder asistir a medios de formación en doctrina católica y  virtudes humanas, y sé que todo ese conocimiento no puedo guardarlo solo para mí, por eso empecé a tener en mi casa reuniones con un grupo pequeño de amigas para compartir esa Buena Noticia, así fomentando la amistad, otras personas y familias llevarán a sus hogares la alegría del Evangelio.  

    Es para esto que estamos llamados, a ser apóstoles en el mundo y ser sembradores de la paz y alegría que trae el tener a Dios es nuestra vida.

    María Lorena López – Ecuador