Un libro de Helen Simonson.

El verano de 1914 es uno de los más bellos en la idílica ciudad inglesa de Rye. Allí el atractivo era la llegada de la nueva profesora de latín, Beatrice Nash, la cual aparece con un baúl de libros, después de fallecer su padre, y con ansias de independencia y ninguna gana de matrimonio. La aristócrata, nada convencional Agatha Kent, y su marido la protegen y defienden. Dos sobrinos de este matrimonio están muy unidos a su tía. Los dos muy distintos. Uno poeta, y el otro estudiante de medicina.

Nada hacía presagiar lo que se les venía encima. Solo cuando los alemanes invaden Bélgica ellos se sienten obligados a acoger a los refugiados.

Recomendado por el Club del Lector y reseñado por Pipa

 

Artículo anteriorQuien está contra el Papa está fuera de la Iglesia. Cardenal Sarah
Artículo siguienteDiscernir en tiempos de cambio