La misericordia es un arma que Dios nos concede para vencer en esta guerra de paz.

Con ese arma estamos blindados contra el lado oscuro.

Artículo anteriorSer feliz en los primeros años de matrimonio. Maialen Antón Sancho
Artículo siguienteDesnudez: Arte Vs. reggaeton