Pro­yec­to Amor Con­yu­gal: «El amor es para vi­vir­lo»

La Agencia SIC nos presenta el «Pro­yec­to Amor Con­yu­gal» mediante una entrevista a José Luis y Ma­güi, crea­do­res de esta ex­pe­rien­cia:

¿Cómo na­ció Pro­yec­to Amor Con­yu­gal?

Na­ció en Fá­ti­ma, don­de Nues­tra Ma­dre nos sus­ci­tó una mi­sión para ma­tri­mo­nios, em­pe­zan­do por sa­nar el nues­tro. A par­tir de ahí, fue di­ri­gien­do cada paso. Nos lle­vó a las ca­te­que­sis del Amor Hu­mano de san Juan Pa­blo II y las he­mos adap­ta­do en un iti­ne­ra­rio para ma­tri­mo­nios que nos ayu­da a des­cu­brir la ver­dad y la be­lle­za que Dios pen­só al crear el ma­tri­mo­nio, sa­nan­do lo he­ri­do y mos­trán­do­nos cómo edi­fi­car un ma­tri­mo­nio pleno. Es el ca­mino para el ma­tri­mo­nio que no se con­for­ma con una me­dio­cri­dad y quie­re vi­vir una co­mu­nión jun­tos y con Dios. Esto im­pli­ca re­cons­truir o con­ti­nuar avan­zan­do ha­cia la gran­de­za de la sa­cra­li­dad del ma­tri­mo­nio tal como Dios lo “pen­só”.

Es­tas ca­te­que­sis se si­guen en gru­pos, nor­mal­men­te en pa­rro­quias, y es­tán dan­do mu­chos fru­tos. Tam­bién ha­ce­mos re­ti­ros ba­sa­dos en las ca­te­que­sis y es­ta­mos vien­do ver­da­de­ros mi­la­gros. Allí vi­ven unas ex­pe­rien­cias inol­vi­da­bles so­bre la gran­de­za y la be­lle­za del ma­tri­mo­nio. Tan­to es así que la ma­yo­ría di­cen que ha sido un an­tes y un des­pués en su ma­tri­mo­nio.

Un pro­yec­to ma­la­gue­ño ex­por­ta­do a otras ciu­da­des de Es­pa­ña.

Pro­yec­to Amor Con­yu­gal no es un mo­vi­mien­to, sino un pro­yec­to dio­ce­sano que sur­gió en la Dió­ce­sis de Má­la­ga. No­so­tros tra­ba­ja­mos de la mano de Pas­to­ral Fa­mi­liar y se ha ido ex­ten­dien­do a otras dió­ce­sis. Ac­tual­men­te está muy ac­ti­vo en Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Se­vi­lla, Cór­do­ba, Pam­plo­na y Ma­llor­ca; ade­más, he­mos co­men­za­do a tra­ba­jar en Va­lla­do­lid y Vigo, a pe­ti­ción de al­gu­nas pa­rro­quias. Este es un pro­yec­to mi­sio­ne­ro que de­man­dan sa­cer­do­tes y fe­li­gre­ses. Con las ben­di­cio­nes del pá­rro­co, de la De­le­ga­ción de Fa­mi­lia y Vida y del Obis­po de la zona, acu­di­mos a ha­cer un anun­cio so­bre la ver­dad y la be­lle­za del ma­tri­mo­nio. De esos anun­cios y de los re­ti­ros, sur­gen gru­pos de ma­tri­mo­nios que si­guen este iti­ne­ra­rio con­yu­gal, pero es su pro­yec­to, no­so­tros nos li­mi­ta­mos a orien­tar­los y ayu­dar­les a lan­zar­lo y dar­le con­ti­nui­dad. Tam­bién hay al­gu­nos mo­vi­mien­tos que lo han in­cor­po­ra­do como un ser­vi­cio para sus ma­tri­mo­nios.

¿Cómo ayu­da a los ma­tri­mo­nios?

Pues es un ca­mino de fe, de for­ma­ción y vida. Ayu­da a acer­car­se el ma­tri­mo­nio a Dios, a tra­vés de nues­tra vo­ca­ción con­yu­gal, que tie­ne unas le­yes es­pe­cí­fi­cas es­ta­ble­ci­das por el Crea­dor y es ne­ce­sa­rio co­no­cer. Ayu­da tam­bién a apren­der a amar, por­que no na­ce­mos sa­bien­do amar, y es me­jor apren­der de la re­ve­la­ción de más de 2.000 años sus­ci­ta­da por el Es­pí­ri­tu San­to en la Igle­sia, que apren­der a base de gol­pes, lo que a ve­ces lle­va al ma­tri­mo­nio a una si­tua­ción casi in­sos­te­ni­ble. En el ám­bi­to de la fe, pro­mo­ve­mos la ora­ción jun­tos, que es un te­so­ro es­con­di­do pen­dien­te de des­cu­brir por mu­chos. Al prin­ci­pio, el hom­bre y la mu­jer pa­sea­ban jun­tos al atar­de­cer con Dios. Y por úl­ti­mo, ayu­da tam­bién a lle­var a la vida eso que he­mos apren­di­do, por­que el amor es para vi­vir­lo.

Hay co­sas que nos pue­den pa­re­cer una lo­cu­ra, pero cuan­do las po­ne­mos en prác­ti­ca vi­vi­mos una ma­ra­vi­lla des­co­no­ci­da has­ta en­ton­ces. San Juan Pa­blo II nos ha de­ja­do unas puer­tas abier­tas, para que las cru­ce­mos y vi­va­mos lo que hay de­trás, y es im­pre­sio­nan­te la nue­va pers­pec­ti­va que se nos va abrien­do se­gún avan­za­mos.

¿Es po­si­ble que per­ma­nez­ca el amor en el ma­tri­mo­nio?

No solo es po­si­ble, sino que es obli­ga­to­rio pen­sar que es po­si­ble. De lo con­tra­rio, es­ta­ría­mos du­dan­do de la om­ni­po­ten­cia di­vi­na y de los efec­tos de la en­tre­ga de Cris­to. Lo que pasa es que te­ne­mos que creer en Dios de ver­dad, de­jar­nos lle­var por Su ló­gi­ca, que no tie­ne nada que ver con la ló­gi­ca del mun­do, y ca­mi­nar jun­tos de Su mano. Cuan­do te de­ci­des por ejem­plo a apli­car las Bie­na­ven­tu­ran­zas al ma­tri­mo­nio, los fru­tos son es­pec­ta­cu­la­res. Pero es im­por­tan­te no ha­cer re­ba­jas al ma­tri­mo­nio, por­que pier­de su be­lle­za y su gran­de­za. Po­de­mos vi­vir una bue­na con­vi­ven­cia hu­ma­na y con­for­mar­nos con eso mien­tras nos lle­ve­mos bien y no sur­jan com­pli­ca­cio­nes, o vi­vir el ma­tri­mo­nio como algo sa­gra­do que con­sis­te en ir sus­ti­tu­yen­do nues­tro amor por el Amor de Dios, y en la me­di­da en que va­mos ha­cien­do ese cam­bio, se hace reali­dad la pro­me­sa de la Ca­ri­dad Con­yu­gal.

Los es­po­sos cris­tia­nos te­ne­mos un gran te­so­ro, un don ne­ce­sa­rio de des­cu­brir: la gra­cia de un Sa­cra­men­to, que es la se­mi­lla que nos per­mi­te vi­vir un amor más gran­de. No to­dos lo han re­ci­bi­do, y al­gu­nos que lo han re­ci­bi­do, por des­co­no­ci­mien­to, lo tie­nen en­te­rra­do, pero los que lo he­mos re­ci­bi­do, te­ne­mos la gran res­pon­sa­bi­li­dad de sa­ber cómo res­pon­der y ha­cer fruc­ti­fi­car esa se­mi­lla. Ob­via­men­te nues­tra re­la­ción tie­ne que pa­sar por la cruz, por la hu­mil­dad, por la fi­de­li­dad… por­que así es el Amor de Dios.

¿Cómo se pue­de con­tac­tar con us­te­des?

A tra­vés de nues­tra web Pro­yec­toA­mor­Con­yu­gal.es o ha­cién­do­nos lle­gar un e-mail a pro­yec­toa­mor­con­yu­gal@gmail.com y les aco­ge­re­mos con todo nues­tro ca­ri­ño en nom­bre de Nues­tra Ma­dre, la Vir­gen Ma­ría, que, en de­fi­ni­ti­va, es quien los lla­ma.

El artículo original puedes leerlo aquí: Pro­yec­to Amor Con­yu­gal: «El amor es para vi­vir­lo»