Nadie debe seguir las prescripciones de las autoridades civiles que son contrarias a las leyes de Dios.

Fue el -> APÓSTOL Pedro quien llamó a una obediencia sólo relativa frente al Estado: «Hay que  obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hch 5,29). Si, por ejemplo, un Estado impone regulaciones racistas, sexistas o que destruyen la vida, un cristiano está obligado en conciencia a rechazar la obediencia, a negarse a participar y a oponer resistencia.

Artículo anteriorLa creación
Artículo siguiente345.- ¿Cuáles son los cinco «mandamientos de la Iglesia»?