La autoridad se ejerce correctamente cuando, siguiendo el ejemplo de Jesús, se entiende como servicio. Jamás debe ser arbitraria.

Jesús nos ha mostrado de una vez para siempre cómo se debe ejercer La autoridad. ÉL, La mayor autoridad, sirvió y se colocó en el último lugar. Incluso, lavó los pies a sus discípulos (Jn 13,1-20). A Los padres, sacerdotes, profesores, educadores y superiores, su autoridad les viene de Dios, no para dominar a los que les están confiados, sino para que entiendan y ejerzan su tarea de dirección y educación como servicio.

Artículo anteriorAstrid Grue, antropóloga danesa: “Me llamó la atención de los jóvenes católicos el sentimiento de comunidad, la unión entre ellos”
Artículo siguienteUniversitarios se unen en Valladolid para buscar la Verdad