Quien peregrina «ora» con los pies y experimenta con todos los sentidos que toda su vida es un único gran camino hacia Dios.

Artículo anteriorSofía Altimari, Arguments: «Don Álvaro predicó con el ejemplo de su vida: fue la fuerza y la perseverancia de la fidelidad»
Artículo siguiente342.- ¿ Debemos todos ser «santos»?