340.- ¿Cómo se relaciona la gracia de Dios con nuestra libertad?

La gracia de Dios sale al encuentro del hombre en libertad y lo busca y lo impulsa en toda su libertad. La gracia no se impone por la fuerza. El amor de Dios quiere el asentimiento libre del hombre.
A la oferta de la gracia se puede también decir que no. Sin embargo la gracia no es nada exterior o extraño al hombre; es aquello que desea en realidad en lo más íntimo  de su libertad. Dios, al movernos mediante su gracia, se anticipa a la respuesta libre del hombre.