También la fe, la esperanza y la caridad son verdaderas fuerzas, ciertamente concedidas por Dios, que el hombre puede desarrollar y consolidar con la ayuda de Dios para obtener «vida abundante» (Jn 10,10).

 

 

Artículo anterior¿Sabemos los jóvenes de hoy en día limpiarnos por dentro?
Artículo siguienteXiskya Valladares, la «monja tuitera»: «No somos indiferentes para Dios»