Un hermoso Aleluya entonado por un impecable coro de niños israelíes de distintas religiones y el famoso tema del folklore latinoamericano “Gracias a la vida” en español y hebreo, formaron parte del breve pero intenso homenaje musical que le ofrecieron al Papa Francisco en su último día en Tierra Santa.

Artículo anteriorNace «XaCatolicos», una app básica para cualquier joven católico.
Artículo siguienteSe acerca el Corpus Christi, pero… ¿sabemos qué celebramos?