Un matrimonio cristiano tiene tantos hijos como Dios le conceda y pueda asumir responsablemente.

Todos los hijos que concede Dios son una gracia y una gran -> BENDICIÓN. Esto no quiere decir que una pareja cristiana
no deba considerar cuántos hijos puede asumir responsablemente en su situación económica, social o de salud. En todo
caso, cuando viene un hijo, este hijo debe ser acogido y aceptado con alegría, disponibilidad y con mucho amor. Basándose en la confianza en Dios, muchos matrimonios cristianos experimentan el gozo de tener una familia  numerosa.

Artículo anteriorAudiencia General 21-Mayo-2014
Artículo siguienteJesús Navarro, sacerdote: “La juventud puede encajar muy bien con el Evangelio por su frescura, la siempre novedad y pasión”