Dos universitarios nos dan ideas para vivir la devoción a la Virgen María, que nos pueden ayudar mucho en este mes de Mayo. Hay varias referencias a San Juan Pablo II, especialmente con relación a su atentado y a su visita a España el Rocío, donde dijo «¡Qué todo el mundo sea rociero!»

Artículo anteriorEl viaje que cambió mi vida…
Artículo siguienteConmovedor saludo del Papa Francisco a dos ancianos