Os dejamos un inspirador testimonio de una joven chica que ha decidido ser valiente. Gracias a los rescatadores de Juan Pablo II, esta chica siguió con su embarazo y se salvó la vida de un ser humano.

Artículo anteriorDos nuevos santos en la Iglesia: San Juan XXIII y San Juan Pablo II
Artículo siguiente426.- ¿ Qué regula el séptimo mandamiento: «No robarás» (Éx 20,15) ?