No, no somos responsables de los pecados de otras personas, a no ser que seamos culpables por haber inducido a alguien a pecar, por haber colaborado en su pecado, por haber animado a otros en su pecado o por haber omitido a tiempo una advertencia o una ayuda. 

Artículo anteriorBota Fè, la película de la JMJ Rio 2013 con videos de jóvenes de todo el mundo
Artículo siguienteTerminó la Semana Santa; y ahora, ¿qué?