Cualquier pecado destruye, oscurece o niega el bien; pero Dios es muy bueno y el origen de todo bien. Por eso cualquier pecado se dirige (también) contra Dios y, en el contacto con él, debe ser reordenado.

Artículo anteriorGratis Date: ser católico y estudiante universitario
Artículo siguienteY tú, ¿por qué darías tu vida?