En este caso, para la celebración del matrimonio hay que solicitar un permiso expreso de la autoridad eclesiástica.  Porque el matrimonio llamado mixto (entre católico y bautizado no católico) exige por ambas partes una fidelidad especial a Cristo, de forma que el escándalo, aun sin remedio, de la separación de los cristianos no se continúe en pequeño y lleve quizás incluso al abandono de la práctica religiosa.

Artículo anterior¿Qué sentido tienen el ayuno y la abstinencia durante la Cuaresma?
Artículo siguienteGratis Date: ser católico y estudiante universitario