Quien es fuerte, aboga continuamente por el bien que ha conocido, incluso cuando en un caso extremo deba sacrificar hasta la propia vida.

Artículo anterior«En misa sin reloj»
Artículo siguienteII Encuentro de Jovenes Cofrades de Córdoba y Provincia