Dios te salve, María,
llena eres de gracia,
el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Artículo anteriorMi identidad
Artículo siguiente@Xiskya, la monja tuitera: “Lo más impactante para mí han sido los diálogos con no creyentes»